Make your own free website on Tripod.com
Home | Ministerio | Indice de Parábolas | ¿Que es una parábola? | Mat Cap. 13 | Otros Estudios

Parábolas de Jesús

Otros Estudios

ESTER


Cronología

     Destrucción de Jerusalén/ cautivos van a Babilonia 586 a.C.

     Regresan los primeros cautivos a Jerusalén 538 a.C

     Se termina el templo 516 a.C

     Asuero (Jerjes) comienza su reinado en Persia 486 a.C

     Ester es proclamada reina 479 a.C

     Decreto de Amán para destruir a los judíos 474 a.C

     Primera Fiesta de Purim 473 a.C

DATOS ESENCIALES:

PROPÓSITO:

Demostrar la soberanía de Dios y su cuidado amoroso hacia su pueblo

AUTOR:

Desconocido. Posiblemente Mardoqueo (9.29). Algunos han sugerido a Esdras o a Nehemías debido a la similitud que existe en el estilo de escritura

FECHA:

Aproximadamente el 470 a.C. (Ester fue reina en el 479)

MARCO HISTÓRICO:

Aunque Ester sigue a Nehemías en la Biblia, sus hechos suceden aproximadamente treinta años antes de aquellos narrados en Nehemías. La historia se ubica en el imperio persa, y la mayor parte de la acción se desarrolla en el palacio del rey en Susa, la capital.

VERSÍCULO CLAVE:

«Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrán de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?» (4.14).

PERSONAS CLAVE:

Ester, Mardoqueo, rey Asuero (Jerjes I), Amán

LUGAR CLAVE:

El palacio del rey en Susa, Persia

CARACTERÍSTICAS PARTICULARES:

Ester es uno de los únicos dos libros titulados con nombre de mujer. (Rut es el otro.) El libro es poco usual ya que, en la versión original, no aparece ningún nombre, título o pronombre para Dios (véase la nota a 4.14). Esto originó que los padres de la iglesia cuestionaran su inclusión en el canon. Pero la presencia de Dios es clara a lo largo del libro.

DRAMA, poder, romance, intriga. Estos son los ingredientes de las novelas mejor vendidas. Pero lejos de ser una obra moderna de ficción, estas palabras describen una historia real, vivida y escrita hace muchos siglos. Más que una lectura de entretenimiento, es una historia de la profunda interacción de la soberanía de Dios con la voluntad humana. Dios preparó el lugar y la oportunidad, y su gente, Ester y Mardoqueo, decidieron actuar. El libro de Ester comienza cuando la reina Vasti se niega a obedecer una orden de su esposo, el rey Asuero. Por lo tanto es desterrada y comienza la búsqueda de una nueva reina. El rey emitió un decreto para reunir a todas las mujeres hermosas del imperio y traerlas al harem real. Ester, una joven judía, es una de las escogidas para estar en el harem real. El rey Asuero quedó tan impresionado con Ester que la hizo su reina.

Mientras tanto, Mardoqueo, el primo hermano y padre de crianza de Ester, llegó a ser empleado del gobierno, y durante el ejercicio de su cargo frustró un complot de asesinato. Pero el ambicioso y egoísta Amán es designado como segundo en poder en el imperio. Cuando Mardoqueo se niega a inclinarse ante él, Amán se enfurece y decide destruir a Mardoqueo y a todos los judíos junto con él.

Para llevar a cabo su venganza, engaña al rey y lo persuade para que emita un edicto en el que condene a los judíos a muerte. Mardoqueo le cuenta a la reina Ester acerca del edicto, y ella arriesga su vida para salvar a su pueblo. Ester pide al rey Asuero y a Amán que sean sus invitados en un banquete. Durante la fiesta, el rey pregunta a Ester qué es lo que en realidad quiere y le promete cualquier cosa que pida. Ester simplemente los invita a los dos a otro banquete al día siguiente.

Esa noche el rey, al no poder dormir, revisa algunos registros de los archivos reales y lee acerca del complot de asesinato que Mardoqueo había frustrado. Sorprendido al saber que Mardoqueo nunca había sido recompensado por su acción, el rey le pregunta a Amán sobre la forma correcta de recompensar a un héroe. Amán piensa que el rey está hablando de él y por lo tanto describe una recompensa espléndida. El rey acepta, pero para sorpresa y absoluta humillación de Amán, se entera de que Mardoqueo es la persona que debe ser honrada así.

Durante el segundo banquete, el rey pregunta una vez más a Ester qué es lo que ella desea. Entonces Ester contesta diciendo que alguien ha planeado destruirla a ella y a su pueblo y nombra a Amán como el culpable. Inmediatamente el rey sentencia a Amán a morir en la horca que este había construido para Mardoqueo.

En el acto final de este drama de la vida real, a Mardoqueo se le asigna el puesto de Amán y se le garantiza a los judíos protección a todo lo largo de la tierra. Para celebrar esta ocasión histórica, se establece la Fiesta de Purim.

Debido al acto valeroso de Ester, se salvó una nación entera. Al ver la oportunidad que Dios le daba, ¡la aprovechó! Su vida marcó una diferencia. Lea Ester y observe a Dios obrando en su vida. Quizá lo haya preparado a usted para actuar «para esta hora» (4.14).

 

Bosquejo

1.         Ester es elegida reina (1.1–2.23)

2.         Amenazas contra los judíos (3.1–4.17)

3.         Ester intercede por los judíos (5.1–8.17)

4.         Los judíos son liberados (9.1–10.3)

El libro de Ester es un ejemplo de la guía divina de Dios y del cuidado de nuestras vidas. La soberanía y el poder de Dios se pueden ver a lo largo de este libro. A pesar de que podemos cuestionar ciertas circunstancias en nuestra vida, debemos tener fe en que Dios tiene el control, y está trabajando tanto en los tiempos difíciles como en los placenteros para que así podamos servirlo con eficacia.

 

Megatemas

TEMA

EXPLICACIÓN

IMPORTANCIA

Soberanía de Dios

El libro de Ester nos relata las circunstancias que fueron esenciales para la supervivencia del pueblo de Dios en Persia. Estas «circunstancias» no fueron resultado del azar, sino del gran designio de Dios. Dios es soberano sobre cada área de la vida.

Con Dios al mando, podemos armarnos de valor. Él puede guiarnos a través de las circunstancias que enfrentemos en nuestra vida. Debemos esperar que Dios muestre su poder al llevar a cabo su voluntad. Cuando unimos nuestros propósitos para la vida con los de Dios, nos beneficiamos de su protección soberana.

Odio racial

Los judíos en Persia habían sido una minoría desde su deportación de Judá cien años antes. Amán era un descendiente del rey Agag, un enemigo de los judíos. Ansia de poder y la soberbia llevaron a Amán a odiar a Mardoqueo, primo de Ester. Amán convenció al rey para que matara a todos los judíos.

El odio racial siempre es pecado. Nunca debemos aceptarlo en ninguna de sus formas. Toda persona en la tierra tiene un valor intrínseco porque Dios creó a la humanidad a su imagen. Por lo tanto, el pueblo de Dios debe levantarse en contra del racismo en el momento y lugar donde se manifieste.

Liberación

El 28 de febrero, los judíos celebran la Fiesta de Purim, que simboliza la liberación de Dios. «Purim» significa echar suertes, como lo hizo Amán para establecer la fecha del exterminio de todos los judíos de Persia. Pero Dios prevaleció, utilizando a la reina Ester para interceder en favor de los judíos.

Debido a que Dios tiene el timón de la historia, Él nunca se frustra por ningún cambio en los sucesos o por alguna acción del hombre. Puede salvarnos del mal de este mundo y librarnos del pecado y de la muerte. Porque confiamos en Dios, no debemos tener miedo de lo que el hombre nos pueda hacer. En cambio, tenemos que tener confianza en el control de Dios.

Acción

Enfrentados con la muerte, Ester y Mardoqueo hicieron a un lado su temor y actuaron. Ester arriesgó su vida al pedir al rey Asuero que salvara a los judíos. No se paralizaron por el miedo.

Cuando nos vemos sobrepasados en número e indefensos, es natural que nos sintamos impotentes. Ester y Mardoqueo resistieron esta tentación y actuaron con valor. No basta saber que Dios tiene el mando, debemos actuar con espíritu de sacrificio y valor para seguir la dirección de Dios.

Sabiduría

Los judíos eran una minoría en medio de un mundo hostil. Se requirió de gran sabiduría para que Mardoqueo sobreviviera. Al servir como funcionario fiel del rey, Mardoqueo dio los pasos necesarios para comprender y trabajar con la ley persa. Y aun así no comprometió su integridad.

Se necesita gran sabiduría para sobrevivir en un mundo incrédulo. En un entorno que es por lo demás hostil al cristianismo, podemos demostrar sabiduría respetando lo que es verdadero y bueno, y levantándonos humildemente contra lo que es malo.

 Cap.1

1.1 La historia de Ester comienza en el 483 a.C., 103 años después de que Nabucodonosor se llevara cautivos a los judíos (2 Reyes 25), 54 años después de que Zorobabel guiara al primer grupo de cautivos de regreso a Jerusalén (Esdras 1, 2) y 25 años antes que Esdras guiara al segundo grupo a Jerusalén (Esdras 7). Ester vivía en el reino de Persia, el reino que dominaba el Medio Oriente después de la caída de Babilonia en el 539 a.C. Los padres de Ester debieron estar entre aquellos cautivos que decidieron no regresar a Jerusalén, aun cuando Ciro, el rey en ese tiempo, había emitido un decreto permitiéndolo. Los cautivos judíos tenían gran libertad en Persia, y muchos permanecieron ahí debido a que ya se habían establecido o tenían miedo de hacer el peligroso viaje de regreso a su tierra natal.

1.1 Asuero, también llamado Jerjes el Grande, fue el quinto rey de Persia (486–465 a.C.). Era soberbio e impulsivo, como lo podemos deducir de la narración del capítulo 1. Su palacio de invierno estaba en Susa, donde llevó a cabo el banquete descrito en 1.3–7. A menudo, antes de ir a la guerra, los reyes persas celebraban grandes banquetes. En el 481, Asuero lanzó un ataque contra Grecia. Después de que su armada ganó una gran victoria en Termópilas, fue derrotado en Salamina en el 480 y tuvo que regresar a Persia. Ester comenzó su reinado en el 479 a.C.

1.4 La celebración duró ciento ochenta días (casi seis meses) debido a que su propósito real era el de planear una estrategia de batalla para invadir Grecia y demostrar que el rey tenía suficiente riqueza para llevarla a cabo. La razón de librar una guerra no era solamente cuestión de sobrevivencia, sino una manera de adquirir más riqueza, territorio y poder.

1.5-7 Persia era una potencia mundial, y el rey, como centro de ese poder, era una de las personas más ricas del mundo. A los reyes persas les encantaba hacer alarde de su riqueza, incluso hasta el punto de llevar piedras preciosas en sus barbas. Las joyas eran un símbolo de jerarquía entre los hombres persas. Hasta los soldados llevaban grandes cantidades de joyas de oro mientras participaban en batalla. 1.8 «Que nadie fuese obligado a beber» significa que los invitados podían beber mucho o poco, como ellos quisieran. (Por lo general, el rey controlaba cuánto podían beber sus invitados). 1.9 Los antiguos documentos griegos llaman Amestris a la esposa de Asuero, probablemente una forma griega para Vasti. Vasti fue depuesta en 484/483 a.C., pero se la menciona otra vez en los registros antiguos como la reina madre durante el reinado de su hijo Artajerjes, que sucedió a Asuero. Hacia el final del reinado de Asuero, no se sabe si la reina Ester murió o si Vasti pudo, por medio de su hijo, recuperar la influencia que había perdido. 1.10 Algunos consejeros y funcionarios del gabinete eran castrados para evitar que tuvieran hijos y que se rebelaran y trataran de establecer una dinastía propia. Un funcionario oficial castrado era llamado eunuco.

1.10, 11 Asuero, medio ebrio, tomó una decisión imprudente, basada exclusivamente en los sentimientos. Su moderación y su sabiduría práctica se debilitaron por el exceso de vino. Las decisiones inadecuadas se toman cuando no se tiene claro el entendimiento. Base sus decisiones en un razonamiento cuidadoso y no en las decisiones del momento. Las decisiones impulsivas conducen a severas complicaciones.

1.12 La reina Vasti se negó a exhibirse ante el grupo de varones del rey, posiblemente porque iba en contra de las costumbres persas el que una mujer se presentara delante de una reunión pública de hombres. Este conflicto entre la costumbre persa y la orden del rey la colocó en una situación difícil, y decidió rechazar la orden de su esposo ya que estaba medio ebrio, esperando que más tarde volviera a sus cabales. Se ha sugerido que Vasti pudo haber estado embarazada de Artajerjes, quien nació en el 483 a.C. y que no quiso ser vista en público en ese estado.

Cualquiera que haya sido la razón, su acción fue una violación del protocolo, lo que también colocaba al rey Asuero en una situación difícil. Una vez dada una orden, un rey persa no podía retractarse (véase la nota a 1.19). Mientras se preparaba para invadir Grecia, Asuero había invitado a funcionarios oficiales de todo su reino a ver su poder, su riqueza y su autoridad. Si se hubiera percibido que no tenía autoridad sobre su esposa, se hubiera visto en peligro su credibilidad militar, el más importante criterio de éxito para cualquier rey de la antigüedad. Además, el rey Asuero estaba acostumbrado a obtener lo que quería.

1.13–15 Asuero, como la mayoría de los gobernantes del pasado y de la actualidad, tenía un puñado de consejeros a los que consultaba en la mayoría de sus asuntos. A menudo, el éxito de un rey se incrementaba o disminuía debido a la sabiduría de estos hombres. Daniel era uno de estos consejeros bajo el gobierno del rey Darío y del rey Ciro (Daniel 6.28) y quizá también bajo el gobierno de los tres reyes persas siguientes.

1.15 A menudo, los reyes del Medio Oriente no tenían relaciones personales cercanas con sus esposas. Asuero demostró esto debido a que (1) tenía un harem (2.3), (2) no mostró ningún respeto por la persona de Vasti (1.10–12), y (3) Ester, cuando llegó a ser reina, no lo vio durante largos períodos (4.11).

1.16-21 Quizá la mente de los hombres haya estado afectada por la bebida. Obviamente esta ley no haría que las mujeres de la ciudad respetaran a sus maridos. El respeto entre un hombre y una mujer surge del aprecio entre sí como criaturas hechas a la imagen de Dios, no por pronunciamientos legales ni órdenes. La obediencia forzada es un sustituto deficiente del amor y del respeto que los cónyuges deben tener entre sí.

1.19 Para muchas personas de su pueblo, un rey persa era considerado un dios. Por lo tanto, una vez que emitía una ley u orden, permanecía para siempre (véanse las notas a 8.8 y Daniel 6.8). La ley nunca podía ser cancelada, aun cuando hubiera sido imprudente. Pero si era necesario, se podía emitir una nueva ley para neutralizar los efectos de la anterior.

 CAP. 2

2.1 «Se acordó de Vasti» puede significar que el rey comenzó a extrañar a su reina y lo que ella había hecho para él. Pero también recordó que, en su enojo, la había echado de su presencia con un decreto que no podía ser revocado.

2.3, 14-17 Los reyes persas coleccionaban no sólo grandes cantidades de joyas, sino también gran número de mujeres. Estas jóvenes vírgenes eran tomadas de sus casas y tenían que vivir en un edificio separado cerca del palacio llamado harem. Su único propósito era servir al rey y esperar su llamado para ofrecerle placer sexual. Muy rara vez veían al rey y sus vidas eran restringidas y aburridas. Si hubiese sido rechazada, Ester hubiera sido una más de las muchas jóvenes que el rey hubiera visto solo una vez y luego olvidado. Pero la presencia y la belleza de Ester complacieron tanto al rey que fue coronada reina en lugar de Vasti. La reina tenía una posición de mayor influencia que una concubina y se le daba más libertad y autoridad que a las otras mujeres del harem. Sin embargo aun como reina, Ester tenía muy pocos derechos. Especialmente por el hecho de haber sido elegida para reemplazar a una mujer que se había vuelto demasiado atrevida.

2.5, 6 Mardoqueo era judío. Los judíos se habían multiplicado desde que habían sido cautivos aproximadamente cien años antes. Se les había dado gran libertad y se les había permitido tener sus propios negocios y lograr posiciones en el gobierno (2.19; Daniel 6.3).

2.6 La Biblia parece decir que Mardoqueo fue llevado al cautiverio desde Jerusalén por Nabucodonosor. Si esto se refiriese a Mardoqueo mismo, habría tenido más de cien años al momento de esta historia. Esta idea un tanto confusa se resuelve si entendemos que «el cual» no se refiere a Mardoqueo, sino a su bisabuelo, Cis.

2.10 Ya que no tenía derechos y muy poco acceso al rey, era mejor para Ester no revelar su identidad. Si bien tenemos la responsabilidad de declarar nuestra identidad como pueblo de Dios, hay ocasiones en que una buena estrategia es mantenernos callados hasta que nos ganemos el derecho de ser escuchados. Esto sucede especialmente cuando tratamos con gente que tiene autoridad sobre nosotros. Sin embargo, siempre podemos dejarles ver la diferencia que Dios hace en nuestras vidas.

2.17 Dios puso a Ester en el trono aun antes de que los judíos se enfrentaran a la posibilidad de la destrucción completa (3.5ss), así que cuando surgió el problema ya había una persona en una posición clave para ayudarlos. Ningún esfuerzo humano podía frustrar el plan de Dios de enviar el Mesías a la tierra como judío. Si usted está cambiando de trabajo, de puesto o de ubicación y no puede ver el propósito de Dios en su situación, comprenda que Dios controla todo. Puede que lo esté colocando en una posición donde puede ser de ayuda cuando surja la necesidad.

CAP. 3

3.2 La determinación de Mardoqueo provenía de su fe en Dios. No efectuó una encuesta de opinión antes de decidir cuál era el curso más seguro o popular a seguir; por el contrario, tuvo el valor de enfrentar las circunstancias solo. Los que hacen lo correcto no siempre hacen lo que es popular. Es posible que los que hacen el bien sean la minoría, pero obedecer a Dios es más importante que obedecer a la gente (Hechos 5.29).

3.2–4 Mardoqueo se negó a inclinarse ante Amán. A veces, en señal de respeto, los judíos sí se inclinaban ante autoridades del gobierno (Génesis 23.7; 1 Samuel 24.8). Pero los antepasados de Amán eran antiguos enemigos de los judíos. Israel había recibido de Dios la orden «borrarás la memoria de Amalec debajo del cielo» (Deuteronomio 25.17–19; véase también Éxodo 17.16). Mardoqueo nunca se arrodillaría delante del perverso Amán y, con este acto, reconocerlo como un dios. Los tres amigos de Daniel tenían las mismas convicciones (Daniel 3). Debemos adorar sólo a Dios. Nunca debemos permitir que una persona, institución o gobierno tome el lugar de Dios. Cuando alguien demanda lealtad o deberes de usted que no honran a Dios, no ceda. Puede ser el momento de tomar una postura firme.

 

MARDOQUEO

Después del último levantamiento de Jerusalén en contra de Nabucodonosor, la familia de Mardoqueo fue deportada a Babilonia. Él probablemente nació en Susa, (ciudad que se convirtió en una de las capitales de Persia después que Ciro conquistara Babilonia) y heredó una posición oficial entre los judíos cautivos que lo mantuvo cerca del palacio aun después de que los babilonios habían sido derrocados. En un momento, cuando escuchó los planes para asesinar al rey Asuero, reportó el complot y salvó la vida del rey.

La vida de Mardoqueo estuvo llena de desafíos que él convirtió en oportunidades. Cuando murieron sus tíos, adoptó a Ester, la hija de ellos y por lo tanto su prima, probablemente porque sus propios padres habían muerto y se sentía responsable por ella. Más tarde, cuando fue llevada al harem de Asuero y elegida para ser reina, Mardoqueo continuó aconsejándola. Muy poco tiempo después de esto, se vio en un conflicto con Amán, el recién designado jefe de gobierno de Asuero. Aunque deseaba servir al rey, Mardoqueo se negó a adorar al representante del rey. Amán estaba furioso con Mardoqueo. Así que planeó hacer matar a Mardoqueo y a todos los judíos. Su plan se convirtió en una ley para los medos y los persas, y parecía que los judíos habían sido sentenciados.

Sin embargo, Mardoqueo, deseaba servir a Dios donde estuviera. Habló con Ester y le dijo que quizá la razón por la que Dios le había permitido ser reina era para que salvara a su pueblo de esta amenaza. Pero Dios también lo había puesto a él, años antes, en el lugar correcto. Dios reveló al rey, por medio de la lectura de documentos históricos, que Mardoqueo había salvado su vida en una ocasión y el rey se percató de que nunca se lo había agradecido. Entonces, Mardoqueo fue honrado por el rey y esto arruinó el plan de Amán de colgarlo en una horca. Dios había planeado un contraataque efectivo contra el cual el plan de Amán no pudo mantenerse en pie.

Más tarde, Mardoqueo instituyó la fiesta judía de Purim. Tuvo una larga carrera de servicio al rey en favor de los judíos. En la vida de Mardoqueo, Dios mezcló carácter y circunstancias para lograr grandes cosas. Él no ha cambiado la forma en que trabaja. Dios está utilizando las situaciones a las que se enfrenta cada día para tejer un patrón de santidad en su carácter. Haga una pausa y pida a Dios que lo ayude a responder adecuadamente a las situaciones en las que usted se encuentra en el día de hoy.

Puntos fuertes y logros:

  Denunció un complot de asesinato en contra del rey

  Tan responsable como para adoptar a su prima

  Rehusó inclinarse ante nadie que no fuera Dios

  Tomó el lugar de Amán como segundo en importancia en el gobierno de Asuero

Lecciones de su vida:

  Las oportunidades que tenemos son más importantes que las que hubiéramos deseado tener

  Podemos confiar en que Dios entretejerá los hechos de la vida para nuestro beneficio, aun cuando quizá no podamos ver el plan completo

  Las recompensas por hacer lo correcto se retrasan en ocasiones, pero Dios mismo las garantiza

Datos generales:

  Dónde: Susa, una de las varias ciudades capitales de Persia

  Ocupación: Oficial judío que llegó a ser segundo en rango después del rey Asuero

  Familiares: Hija adoptiva: Ester. Padre: Jair

  Contemporáneos: Asuero, Amán

Versículo clave:

«Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje» (Ester 10.3).

La historia de Mardoqueo se relata en el libro de Ester.

 

3.5, 6 ¿Por qué quería Amán destruir a todos los judíos sólo por la acción de un hombre? (1) Amán era un agagueo (3.1), descendiente de Agag, rey de los amalecitas (1 Samuel 15.20); los amalecitas eran antiguos enemigos de Israel (véanse Éxodo 17.16; Deuteronomio 25.17–19); el odio de Amán no estaba dirigido sólo contra Mardoqueo, sino contra todos los judíos. (2) Como segundo al mando en el imperio (3.1), Amán amaba su poder y su autoridad, y la reverencia que se le mostraba; sin embargo, los judíos miraban a Dios como su autoridad final y no a cualquier hombre. Amán se dio cuenta de que la única manera de cumplir sus deseos soberbios era matando a aquellos que hacían caso omiso de su autoridad. Su búsqueda de poder personal y su odio por la raza judía lo consumió.

3.5, 6 Amán disfrutaba el poder y prestigio de su posición, y se enfureció cuando Mardoqueo no respondió con la esperada reverencia. La ira de Amán no fue sólo hacia Mardoqueo, sino a lo que él representaba: la dedicación de los judíos a Dios como la única autoridad digna de reverencia. La actitud de Amán era prejuiciosa: odiaba a un grupo de gente debido a una diferencia en sus creencias o cultura. El prejuicio crece de la soberbia personal, al considerarse uno mismo mejor que otros. Al final, Amán fue castigado por su actitud arrogante (7.9, 10). Dios juzgará severamente a aquellos que tienen prejuicios o que muestran una actitud soberbia hacia los demás.

3.7 Amán echó suertes para determinar el mejor día para llevar a cabo su decreto. Poco sabía él que le estaba haciendo el juego a Dios, ya que el día de muerte fue establecido casi un año después, dándole tiempo a Ester de hacer su petición al rey. La palabra persa para la expresión echar suertes, era purim. Esta llegó a ser el nombre de la fiesta celebrada por los judíos cuando fueron liberados, y no muertos, en el día designado por Amán.

3.9 Amán debió de haber tenido la esperanza de adquirir esta tremenda suma de dinero al saquear las casas y los negocios de los judíos que serían asesinados por medio de su decreto. Un gran número de judíos estaban viviendo en ese tiempo en el imperio. Amán no imaginaba que esta traición sería usada en su contra.

3.10, 12 Los funcionarios en el mundo antiguo usaban anillos de sello como firmas personales. La superficie del anillo tenía un relieve hecho de metal, madera o hueso; el de Asuero estaba probablemente hecho de plata o de oro. Cada individuo tenía su propio sello. Las cartas eran selladas al presionar el anillo sobre cera suave, y los documentos oficiales se certificaban por medio del sello real. Al dar a Amán su anillo de sello, Asuero le dio su firma personal y con ella la autoridad de hacer lo que quisiera. El rey no se percató de que su propia firma sellaría la orden de muerte de su esposa Ester.

Capítulo 4

4.11–5.2 Ester arriesgó su vida al ir ante el rey. Su acto valeroso es un modelo que debemos seguir al enfrentar una dificultad o una tarea peligrosa. Como ella, debemos: (1) Calcular el costo: Ester se dio cuenta de que su vida pendía de un hilo. (2) Establecer prioridades. Creyó que la seguridad de la raza judía era más importante que su vida. (3) Preparar. Buscó apoyo y ayunó. (4) Determinar nuestro curso de acción y marchar hacia adelante con valor. No lo pensó mucho, por lo que no permitió que el interludio disminuyera su compromiso con lo que debía hacer.

¿Tiene que enfrentarse a un público hostil, confrontar a un amigo sobre un tema delicado, o hablar a su familia acerca de los cambios que se deben hacer? En vez de temer a las situaciones difíciles o postergarlas, actúe con confianza siguiendo el ejemplo inspirador de Ester.

4.13 A pesar de que Ester era la reina y compartía algo de la riqueza y del poder del rey, su posición no significaba que no necesitara la protección y la sabiduría de Dios. Ningún humano en ningún sistema político está seguro con su propia fuerza. Es tonto pensar que la riqueza o la posición nos pueden hacer inmunes al peligro. La liberación sólo proviene de Dios.

4.13, 14 Después que se emitió el decreto para matar a los judíos, Mardoqueo y Ester pudieron haberse desesperado, deseando sólo salvarse ellos mismos, o sólo esperar la intervención de Dios. En vez de eso, vieron que Dios los había colocado en sus puestos con un propósito, así que aprovecharon el momento y actuaron. Cuando esté a nuestro alcance salvar a otros, debemos hacerlo. En una situación donde la vida esté en peligro, no se retire, ni se comporte egoístamente, ni caiga en la desesperación, ni espere a que Dios lo arregle todo. En cambio, pida a Dios dirección y ¡actúe! Puede ser que Dios lo haya colocado en donde se encuentra para un momento como ese.

4.14 Dios no se menciona específicamente en el libro de Ester, pero es obvio que Mardoqueo esperaba que Dios liberara a su pueblo. Si bien el libro de Ester no menciona directamente a Dios, sus páginas están llenas de su presencia. Ester y Mardoqueo creían en la protección de Dios y, debido a que actuaron en el momento adecuado, Dios los usó para salvar a su pueblo.

4.16 Al llamar al ayuno, Ester estaba pidiendo que los judíos oraran para pedir la ayuda a Dios en su peligrosa misión. En el Antiguo Testamento la oración siempre acompañaba al ayuno (véase Éxodo 34.28; Deuteronomio 9.9; Esdras 8.21–23) El apoyo mutuo en los tiempos difíciles es una función importante de la comunidad de creyentes. Cuando usted esté experimentando luchas, busque a sus amigos creyentes para que lo apoyen al manifestar sus pruebas a ellos y obtener fortaleza del lazo que los une. Y cuando otros necesiten su apoyo, bríndelo con gusto.

4.16 Salve su pellejo y busque ser el número uno son máximas que reflejan el panorama egoísta del mundo sobre la vida. La actitud de Ester contrasta grandemente con esto. Sabía lo que tenía que hacer y que podía costarle la vida. Y aun así respondió: «si he de morir, que muera». Debemos tener el mismo compromiso para hacer lo que es correcto a pesar de las posibles consecuencias. ¿Ha tratado usted de salvar su pellejo al permanecer callado en vez de levantarse en favor de lo que es correcto? Comprométase a hacer lo que Dios quiere y confíe a Él el resultado.

4.17–5.1 Dios tenía el control, aun así Mardoqueo y Ester tuvieron que decidirse a actuar. No podemos comprender cómo ambas cosas puedan ser reales al mismo tiempo, y aun así lo son. Dios decide obrar por medio de aquellos que están deseosos de actuar para Él. Debemos orar como si todo dependiera de Dios y actuar como si todo dependiera de nosotros. Debemos evitar los dos extremos: no hacer nada y sentir que debemos hacerlo todo.

Capítulo 5

5.9 El odio y la amargura son como una cizaña de grandes raíces que crece en nuestro corazón y corrompe toda la vida. Amán estaba tan consumido por el odio hacia Mardoqueo que ni siquiera pudo disfrutar del honor de ser invitado al banquete de Ester. Hebreos 12.15 nos advierte que «no sea[...] que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe y por ella muchos sean contaminados». No permita que el odio y su consecuente amargura se alojen en su corazón. Al igual que Amán, descubrirá que se vuelven en contra suya (véanse 6.13; 7.9, 10). Si la mención del nombre de alguna persona provoca ira en usted, confiese su amargura como pecado. No basta con ignorar la amargura, esconderla de los demás, o hacer cambios superficiales en el comportamiento. Si no se quita completamente la amargura, crecerá, empeorando la situación.

 

DIOS DETRÁS DE LAS ESCENAS EN ESTER

Aunque el nombre de Dios no se menciona en el texto hebreo de Ester, Él se dio a conocer en estas maneras:

Referencias indirectas

2.17

Ester, que adoraba a Dios, llega a ser reina

 4.14

Se asume la existencia de Dios y su poder sobre los asuntos del hombre

4.16

Ayunar era una actividad espiritual visible, por lo común conectada con la oración

 

 Incidentes divinos El libro de Ester está lleno de intervenciones divinas:

2.21, 22

Mardoqueo escucha de un complot de asesinato y salva la vida del rey

6.1

Asuero no puede dormir, decide leer un libro de historia

6.2

Asuero lee la página exacta que necesitaba para ese momento, y le recuerda que no había recompensado a Mardoqueo

7.9, 10

El plan de Amán se revirtió totalmente; las probables víctimas son los triunfadores

 

¿Por qué se omitió el nombre de Dios en el libro de Ester? En el Medio Oriente y en el Imperio Persa había muchos dioses. Por lo general, sus nombres eran mencionados en documentos oficiales para poder controlar a las personas que adoraban a esos dioses en particular. Los judíos eran los únicos que adoraban a un solo Dios. Una historia acerca de ellos era naturalmente una historia acerca de Dios, ya que hasta el nombre «judío» tenía la connotación de alguien que adoraba a Jehová.

 

5.14 La familia y los amigos de Amán, los cuales eran tan arrogantes como él, sugirieron que la horca fuera de veintidós metros de altura, probablemente construida en el muro de la ciudad o en algún edificio prominente. Querían asegurarse de que la gente de la ciudad observara la muerte de Mardoqueo y que sirviera como escarmiento por la desobediencia a Amán. Irónicamente esta gran horca permitió que todos vieran la muerte de Amán.

Capítulo 6

6.1, 2 Cuando no pudo dormir, el rey Asuero decidió leer la historia de su reino y sus sirvientes le leyeron acerca de la gran hazaña de Mardoqueo. Esta parece una coincidencia, pero Dios no se detiene. Él ha estado trabajando silenciosa y pacientemente a lo largo de su vida. Muchas de las situaciones que se han dado para obrar en favor del bien son algo más que meras coincidencias, son el resultado de la intervención soberana de Dios en la vida de su pueblo (Romanos 8.28).

6.7-9 Amán tenía riqueza, pero anhelaba algo que ni siquiera el dinero podía comprar: respeto. Podía comprar los adornos del éxito y del poder, pero su hambre de popularidad se había vuelto una obsesión. No permita que su deseo de aprobación, aplauso y popularidad lo lleven a cometer actos inmorales.

 

ESTER

Atesoramos seguridad, aun cuando sabemos que la seguridad en esta vida no tiene garantías. Las posesiones las podemos perder, la belleza desaparece, las relaciones se pueden romper, la muerte es inevitable. La verdadera seguridad, entonces, debe encontrarse más allá de esta vida. Sólo cuando nuestra seguridad descansa en Dios y en su inalterable naturaleza podremos enfrentarnos los desafíos que la vida sin duda nos traerá.

La belleza de Ester y su carácter ganaron el corazón del rey Asuero y la hizo su reina. Aun en esa posición de privilegio, sin embargo, arriesgaría su vida al intentar ver al rey cuando no había sido requerida su presencia. No había garantía de que siquiera el rey aceptara verla. Aunque era reina, todavía no estaba segura. Pero, con precaución y con valor, decidió arriesgar su vida al acercarse al rey en nombre de su pueblo.

Trazó sus planes con cuidado. Les pidió a los judíos que ayunaran y oraran con ella antes de ir a ver al rey. Luego, en el día escogido fue ante él, y el rey le pidió que se acercara y hablara. Pero en lugar de emitir su petición directamente, lo invitó a él y a Amán a un banquete. Asuero fue lo suficientemente astuto como para darse cuenta de que ella tenía algo en mente. Sin embargo, ella sugirió la importancia del asunto al insistir que asistieran a un segundo banquete.

Mientras tanto, Dios estaba trabajando detrás del escenario. Hizo que una noche, ya tarde, Asuero leyera los registros históricos del reino y descubriera que Mardoqueo había salvado su vida con anterioridad. No perdió tiempo en honrar a Mardoqueo por ese hecho. Durante el segundo banquete, Ester le contó al rey acerca del complot de Amán en contra de los judíos, y Amán fue condenado. Hay una justicia inflexible en la muerte de Amán en la misma horca que este había construido para Mardoqueo, y no deja de llamar la atención que el día en el cual los judíos iban a ser muertos llegara a ser el día cuando los enemigos murieron. El riesgo que corrió Ester confirmó que Dios era la fuente de su seguridad.

¿Cuánta de su seguridad yace en sus posesiones, posición o reputación? Dios no lo ha colocado en su posición presente para su propio beneficio. Lo colocó ahí para que lo sirva. Como en el caso de Ester, puede que esto involucre arriesgar su seguridad. ¿Está dispuesto a permitir que Dios sea su seguridad máxima?

Puntos fuertes y logros:

  Su belleza y su carácter ganaron el corazón del rey de Persia

  Combinó valor con un buen planeamiento

  Estuvo abierta al consejo y dispuesta a actuar

  Estaba más preocupada por los demás que por su propia seguridad

Lecciones de su vida:

  Servir a Dios a menudo demanda que arriesguemos nuestra propia seguridad

  Dios tiene un propósito para las situaciones en las que nos coloca

  El valor, si bien es a menudo vital, no reemplaza a la planeación cuidadosa

Datos generales:

  Dónde: Imperio persa

  Ocupación: Esposa de Asuero, reina de Persia

  Familiares: Primo: Mardoqueo. Esposo: Asuero. Padre: Abihail

Versículo clave:

«Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca» (Ester 4.16).

La historia de Ester se narra en el libro de Ester.

 

6.10–13 Mardoqueo había dado a conocer un complot para asesinar a Asuero y así había salvado la vida del rey (2.21–23). Aunque esta buena acción quedó registrada en los libros de historia, Mardoqueo no había sido recompensado. Sin embargo, Dios estaba guardando la recompensa de Mardoqueo para el momento adecuado. Así como Amán estuvo a punto de colgar injustamente a Mardoqueo, el rey estaba listo para recompensarlo. Si bien Dios promete recompensar nuestras buenas obras, a veces sentimos que nuestra «recompensa» está demasiado lejos y nos sentimos desalentados con mucha facilidad. Sea paciente. Dios aparecerá cuando lo crea pertinente.

Capítulo 7

7.6–10 El odio de Amán y sus planes malévolos se volvieron en contra de él cuando el rey descubrió sus verdaderas intenciones. Fue colgado en la horca que él mismo había construido para otro. Proverbios 26.27 dice que el hombre que arma una trampa para su prójimo caerá en ella. Lo que le sucedió a Amán muestra los resultados violentos que a menudo surgen cuando se tiende una trampa para otra persona.

7.8 «Le cubrieron el rostro a Amán». Debido a que los reyes persas no miraban el rostro de una persona condenada, se le cubría la cara con un velo.

Capítulo 8

8.1-7 Si bien no debemos esperar recompensas terrenales por ser fieles a Dios, a menudo llegan. Ester y Mardoqueo fueron fieles, hasta el punto de arriesgar sus propias vidas para salvar a otros. Cuando tuvieron la disposición de dejarlo todo, Dios los recompensó en proporción de su compromiso extremo.

8.8 El mensaje de Amán había sido sellado con el anillo del rey y no podía ser anulado, ni siquiera por el rey. Era parte de la famosa «ley de los medas y persas». Ahora el rey dio permiso para que Mardoqueo emitiera cualquier otro decreto para compensar el primero, sin cancelarlo.

 

AMÁN

La gente más arrogante es a menudo la que debe medir el valor que tiene por el poder o la influencia que cree tener sobre los demás. Amán era un líder extremadamente arrogante. Reconocía al rey como su superior, pero no aceptaba que nadie fuera su igual. Cuando un hombre, Mardoqueo, rehusó inclinarse en sumisión a él, Amán quiso destruirlo. Se llenó de odio contra Mardoqueo. Ya estaba lleno de odio racial contra todo el pueblo judío debido a la larga tradición de odio entre los judíos y los antepasados suyos, los amalecitas. La dedicación a Dios de Mardoqueo y su rechazo a honrar a cualquier ser humano, representó un reto para la religión de Amán que se centraba en él mismo. Amán vio a los judíos como una amenaza a su poder, y decidió matarlos a todos.

Dios había venido preparando la caída de Amán y la protección de su pueblo mucho antes de que Amán tuviera autoridad bajo el gobierno del rey Asuero. Ester, una judía, llegó a ser reina, y el papel de Mardoqueo al descubrir el complot de asesinato hizo que el rey estuviera en deuda con él. No sólo se le impidió a Amán que matara a Mardoqueo, sino que tuvo que sufrir la humillación de honrarlo públicamente. En pocas horas, Amán murió en la misma horca que había construido para colgar a Mardoqueo. Se frustró su plan de eliminar a los judíos. En contraste con Ester, quien lo arriesgó todo por Dios y ganó, Amán arriesgó todo por un propósito perverso y perdió.

Nuestra respuesta inicial a la historia de Amán es decir que obtuvo lo que se merecía. Pero la Biblia nos lleva a hacernos preguntas más profundas: «¿Cuánto hay de Amán en mí?», «¿Deseo controlar a otros?», «¿Me siento amenazado cuando los demás no me aprecian como yo creo que debieran hacerlo?», «¿Busco venganza cuando mi orgullo es atacado?» Confiese estas actitudes a Dios y pídale que las reemplace con una actitud de perdón. De otra manera, la justicia de Dios se encargará de resolver el problema.

Puntos fuertes y logros:

  Alcanzó gran poder, fue el segundo en mando después de Asuero, rey de Persia

Debilidades y errores:

  El deseo de controlar a los demás y recibir honor era su meta mayor

  Fue cegado por su arrogancia y presunción

  Planeó el asesinato de Mardoqueo y construyó una horca para él

  Orquestó el plan para masacrar al pueblo de Dios de todo el imperio

Lecciones de su vida:

  El odio será castigado

  Dios tiene un registro sorprendente por hacer que planes perversos se vuelvan en contra de quienes los diseñan

  La soberbia y la presunción serán castigados

  La insaciable sed de poder y de prestigio resulta autodestructiva

Datos generales:

  Dónde: Susa, capital de Persia

  Ocupación: Segundo en jerarquía en todo el imperio

  Pariente: Esposa: Zeres

  Contemporáneos: Asuero, Mardoqueo, Ester

Versículos clave:

«Y vio Amán que Mardoqueo ni se arrodillaba ni se humillaba delante de él; y se llenó de ira. Pero tuvo en poco poner mano en Mardoqueo solamente, pues ya le habían declarado cuál era el pueblo de Mardoqueo; y procuró Amán destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo» (Ester 3.5, 6).

La historia de Amán se relata en el libro de Ester.

 

8.12 Este fue el día establecido por Amán para el exterminio de los judíos.

8.15-17 Todo el mundo quiere ser héroe y recibir alabanza, honor y riqueza. Pero sólo pocos están dispuestos a pagar el precio. Durante años, Mardoqueo sirvió fielmente al gobierno, soportó el odio y la opresión de Amán, y arriesgó su vida por su pueblo. El precio que tienen que pagar los héroes de Dios es un compromiso a largo plazo. ¿Está listo o dispuesto usted a pagar el precio?

Capítulo 9

9.5–16 Amán había decretado que el día 13 del mes 12 cualquiera persona podía matar a los judíos y tomar sus propiedades. El decreto de Mardoqueo no anulaba el de Amán ya que no podía ser apelada ninguna ley firmada por el rey. En cambio, Mardoqueo hizo que el rey firmara una nueva ley dando a los judíos el derecho de defenderse. Cuando llegó el día temido, hubo una gran lucha, sin embargo, los judíos mataron sólo a aquellos que quisieron matarlos, y no tomaron las posesiones de sus enemigos aun cuando podían (8.11; 9.10, 16). No se registraron disturbios adicionales después de los dos días de matanza, por lo que fue obvio que el egoísmo y la venganza no fueron los motivos principales de los judíos. Simplemente querían defenderse ellos y a sus familias de quienes los odiaban.

9.12 El rey parece estar más preocupado por los deseos de Ester que por la masacre de sus súbditos.

 

Voluntad de Dios

Lo que Dios quiere, lo hace por medio de...

CÓMO TRABAJA DIOS EN EL MUNDO

 

 Orden natural

 Milagros

 Providencia

 

Acción de Dios

t Dios puso en acción por medio de la creación un funcionamiento normal de su universo. También reveló sus expectativas del hombre por medio de su Palabra y de la conciencia humana.

 Dios irrumpe en el orden natural para responder a las necesidades expresadas del pueblo.

 Dios invalida el orden natural para llevar a cabo un acto que la gente pudo o no haber pedido.

 

Ejemplos de Ester

 Dios le dio a Ester belleza natural.

 Dios permitió que Ester hablara con el rey.

 Dios permitió a Mardoqueo enterarse de un complot.

 

 

 Ester planeó la manera de salvar a su pueblo.

 El pueblo oró y ayunó.

 Mardoqueo confió en que Dios realizaría lo que en términos humanos era imposible.

 

Voluntad del hombre

Lo que el hombre quiere, o bien...

Acción que podemos tomar

 Planea

 Ora

 Confía y obedece

 

 

 Puede hacer planes basados en el orden y en la dependabilidad de la creación de Dios. Conocer y obedecer sus palabras.

 Puede pedir a Dios que intervenga en ciertos asuntos cuando se da cuenta de que nuestro conocimiento y perspectiva son limitados.

 Puede confiar en que Dios tiene el control aun cuando las circunstancias parezcan indicar lo contrario.

 

Errores que podemos cometer

o...

 Desobedecer

 Exigir

 Desesperar

 Puede violar el orden natural, desobedecer las órdenes de Dios.

 Puede suponer que entendemos lo que se necesita y espera que Dios esté de acuerdo y conteste a nuestras oraciones de esa manera.

 Puede suponer que Dios no contesta las oraciones ni responde a nuestras necesidades y viva como si no existiera nada más que el orden natural.

 

 

9.19-22 Las personas tienden a tener mala memoria cuando se trata de la fidelidad de Dios. Para ayudar a combatir esto, Mardoqueo escribió estos hechos y alentó al pueblo a la celebración de una fiesta anual que conmemorara el histórico día de Purim. Las fiestas, alegría y entrega de obsequios son formas importantes para recordar los hechos específicos de Dios. En la actualidad celebramos la conmemoración de grandes acontecimientos como el nacimiento y la resurrección de Jesucristo. No permita que la celebración o el intercambio de regalos oculten el significado de estos grandes acontecimientos.

9.29-31 Entre los judíos, se esperaba que las mujeres estuvieran calladas, sirvieran en casa y permanecieran al margen de la vida religiosa y política. Sin embargo, Ester fue una judía que rompió con las normas culturales, yendo más allá del papel que se esperaba de ella al arriesgar su vida y ayudar al pueblo de Dios. Cualquiera que sea su lugar en la vida, Dios puede usarlo. Esté abierto, disponible y listo, porque Dios puede utilizarlo para hacer lo que otros incluso hasta tienen miedo de considerar.

Capítulo 10

10.3 Mardoqueo disfrutaba de buena reputación entre los judíos debido a que continuó siendo su amigo cuando subió a una posición de poder. Los que están en el poder a menudo se caracterizan por ser corruptos y abusar de su autoridad. No obstante, el poder utilizado para levantar a los caídos y aligerar las cargas de los oprimidos es un poder bien utilizado. Las personas que Dios coloca en posiciones de poder o de influencia política, no deben dar la espalda a aquellos que tienen necesidad.

10.3 No hay registros arqueológicos que indiquen que Mardoqueo fue el segundo a cargo del gobierno, sin embargo durante este tiempo hay una brecha extraña en los antiguos registros persas. Estos indican que otro hombre ocupó esa posición en el 465 a.C., aproximadamente siete años después que Mardoqueo fuera designado por primera vez. Se ha descubierto una tableta en donde se nombra a Mardukaya como un funcionario en los primeros años del reinado de Asuero. Algunos creen que este era Mardoqueo.

10.3 En el libro de Ester, vemos claramente a Dios obrando en la vida de los individuos y en los asuntos de una nación. Aunque parezca que el mundo está en manos de hombres malvados, Dios sigue teniendo el control, protegiendo a los que son suyos. Aun cuando no comprendamos todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor, debemos confiar en la protección de Dios y conservar nuestra integridad al hacer lo que sabemos que es correcto. Ester, quien arriesgó su vida al presentarse ante el rey, llegó a ser una heroína. Mardoqueo, quien estaba condenado a muerte, subió para convertirse en el segundo funcionario de mayor autoridad en la nación. No importa cuán agobiante sea nuestra condición, o a cuánto queramos renunciar, no debemos desesperar. Dios tiene el control de nuestro mundo.

Enter content here

Enter supporting content here